domingo, 29 de octubre de 2017

Cambia tu forma de ver la vida: sustituye "perdón" por "gracias"

¡Hola a todos!

Hacía mucho tiempo que no os traíamos una reflexión, pero hoy os hablamos de cómo modificar nuestra actitud ante la vida y cómo empezar a sustituir todo lo negativo de nuestra vida por otra perspectiva muy distinta. Un cambio de actitud no se consigue de un día a otro. El cambio empieza en las pequeñas cosas. Y hoy os enseñamos cómo empezar a hacerlo: 



Hay veces en las que no nos damos cuenta de la fuerza que el lenguaje tiene de construir nuestra realidad. Y que aquello que nosotros digamos será la forma en la que nosotros construyamos nuestra vida y las relaciones con la gente que nos rodea.

Muchas veces, sin quererlo, construimos las frases que usamos a diario a partir de las negaciones. Y eso se convierte en la actitud que proyectamos al mundo. Pero, por suerte, y como la mayoría de cosas en la vida, se puede cambiar. Y podemos empezar a proyectar otra actitud tomando conciencia de ello y esforzándonos por cambiarla. 

Es hora de cambiar y alejar las negaciones de nuestra vida. Es hora de parar de disculparnos por hacer cosas que forman parte de nosotros mismos porque si lo hacemos es que no estamos aceptando la forma en la que somos. 

Es hora de empezar a substituir todas las frases que empezamos por "no" por afirmaciones. Sustituir "perdón" por gracias. Y no, esto no significa que debamos dejar de disculparnos, porque siempre hay que saber cuándo reconocer un error. Significa que hay veces en las que no debemos disculparnos por como somos, porque es nuestra forma de ser. Y debemos agradecer más. 

Es hora de eliminar frases de nuestra vida como "no te merezco". Sí te merezco, y no tienes por qué menospreciarte a ti mismo con el fin de alabar a otra persona y hacerle sentir que vale más que tú. Cada uno es distinto y todos somos merecedores de todo aquello que nos venga. En vez de eso, háblale sobre la suerte que tienes de tenerle a tu lado. 

No pidas perdón a alguien por aguantarte cuando podrías darle las gracias por lo que ha hecho por ti. No pidas perdón porque eres una persona complicada de entender, en vez de eso, deberías dar las gracias porque tratan de entenderte. No pidas perdón por molestar a alguien con tus problemas, agradéceles el hecho que te estén escuchando e intentando ayudar. En definitiva, da las gracias por el tiempo que invierten en ti.

La conclusión con la que queremos que os quedéis es que si llegas tarde a un sitio, agradece que te hayan esperado. Si tienes un problema, agradece que te hayan escuchado. Si te hacen compañía, agradece que se tomen la molestia de estar contigo. Dar las gracias es un mensaje mucho más potente y transmite una actitud mucho mejor ante la vida que pedir perdón de forma constante. 

Así que sobretodo, no te disculpes por vivir la vida y por ser tú mismo, porque así nunca acabarás aceptándote ni queriéndote tal y como eres.


Ya es hora de empezar a mirar la vida con otro punto de vista. Empezar a agradecer al mundo lo que hace por nosotros y dejar de crearnos una culpa que realmente no tenemos.

¡Y hasta aquí la reflexión de hoy! ¿Qué opináis? ¿Cómo creéis que podéis cambiar vuestra actitud?
¡Queremos vuestras respuestas! Podéis contactar con nosotras vía mail, Instagram y/o Twitter y contárnoslo.

¡Muchas gracias por seguir aquí una semana más! Y... ¡Recordad que solo por ser lectores de nuestro blog tenéis un descuento único de un 20% en nuestra tienda online


 ¡Hasta el próximo domingo!


0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Sorpresa!