domingo, 20 de noviembre de 2016

No es cuestión de encontrar a tu otra mitad

La vida no es cuestión de encontrar a tu otra mitad. No debes ni puedes querer encontrar algo que ni siquiera te falta. Porque, por mucho que quieran hacernos creer lo contrario, somos personas enteras. Independientes. Que no necesitamos encontrar a otra persona para por fin podernos sentir enteros.

Nos hacen pensar que sin esa otra mitad, nunca podremos ser felices. Que siempre faltara algo en nuestra vida hasta que consigamos a alguien a quién llamar "media naranja". Nunca podremos estar completos. Pero la vida no es así. Nuestra felicidad no puede depender de si encontramos o no a esa persona. Nuestra felicidad empieza y acaba en nosotros mismos.


Y es que el amor no se trata de encontrar a una mitad que creíamos perdida. Se trata de encontrar a alguien que te acepte y te quiera tal y como eres. Que te quiera a ti, entera, a cada una de las cosas que te hacen ser tú. Que quiera hasta los defectos que tú más odias. 

Se trata de encontrar a alguien que te complemente, no que te complete. Que te inspire. Que te enseñe. Que te haga reír. Y que te haga reír hasta llorar. Alguien que te quiera libre porque tenga la certeza que acabarás volviendo a su lado. Alguien que crea en ti. Pero, sobretodo, alguien que te haga feliz.

Dejemos atrás a las personas que creen que no puedes ser feliz si no tienes una pareja. O las que son incapaces de estar sin pareja porque creen que su valor depende de ello. El valor de una persona no reside en si ha encontrado o no a otra persona que la haga completa. Valemos por lo que somos. Por nuestros valores, nuestros deseos, nuestras aspiraciones y nuestra forma de ser. Y eso no depende de nadie más que de nosotros mismos.


Que nunca nadie os haga creer que no valéis lo suficiente. Que nunca os hagan creer que valéis menos por no tener a esa persona a vuestro lado. Estar soltero no significa estar solo. Y hay veces en las que es mejor estar así que con alguien que no os llena o no os hace feliz. 

No os presionéis a vosotros mismos en encontrar a vuestra otra mitad. Llegará un día, sea mañana o de aquí a un tiempo, en el que alguien aparecerá en vuestra vida y la hará aún mejor. Y os daréis cuenta que no os importará si no encajáis a la perfección con esa persona, porque lo realmente importante es que a pesar de todas las diferencias, esa persona os haga feliz, os quiera y os acepte tal y como sois. Y eso es, sin duda, lo más bonito del amor. 




Esperamos que os haya gustado este post y que os haya hecho pensar aunque sea un poquito.  Si tenéis alguna opinión que querráis compartir, no dudéis en dejar un comentario o de contactar con nosotras via Instagram o Twitter.

¡Nos leemos pronto!

Imágenes via Weheartit.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Sorpresa!