martes, 27 de septiembre de 2016

Los que estaban cuando no había nadie más

Todos en la vida cometemos errores. Y uno de los mayores errores que podemos cometer es dar por hecho que las personas que una vez estuvieron en nuestra vida, lo seguirán estando siempre. Porque la amistad, como cualquier cosa en la vida, es algo que hay cuidar.

Hay veces en las que las cosas se nos complican. Y necesitamos algo de apoyo exterior. Y justo en esos instantes es cuando deberías mirar a tu alrededor y darte cuenta quién está allí y quién no. Porque, por suerte o por desgracia, hay veces en los que considerabas tus amigos desaparecen.Y esa ayuda que tanto necesitabas no es tan fácil de conseguir como creías. 

Es muy fácil ser amigo de alguien en los buenos momentos, pero no es tan fácil estar allí cuando los problemas llegan.




Y es que en momentos duros, puedes llegar a recibir ayuda de quien menos te lo esperas, de gente que tenías en tu vida pero que quizás no les dabas la importancia que se merecían. Quizás porque no os veíais tanto o porque vuestra amistad no llevaba tantos años como algunas otras.

Por eso, es muy importante que en esta vida seamos agradecidos. Que queramos a las personas y les recordemos lo especiales que son. Que demos sin esperar recibir nada a cambio. Que cuidemos a las personas que cuidaron de nosotros cuando lo necesitábamos. Y que cuidemos a la gente que está a nuestro alrededor, porque sí, porque son personas importantes en tu vida y se lo merecen.



Por suerte, en la vida siempre llega el momento en el que las cosas vuelven a ponerse en su lugar, y cuando todo vuelve a la normalidad y tus "amigos" vuelven a ti, tú ya sabes bien en quién confiar. 

No podemos olvidar quién ha hecho cosas por nosotros y quién no. No es cuestión de ser rencoroso, es cuestión de tener los ojos abiertos y saber distinguir quién es amigo de quién es alguien que solo está en los buenos ratos. Y así, en un futuro, nos ahorraremos quebraderos de cabeza.

Porque quizás resulta que un amigo no es aquel que lleva más tiempo contigo, sino el que ha estado ahí contigo cuando no había nadie más. 

Y eso es algo que no hace cualquiera. Y que más vale conservar.




Imágenes vía: weheartit

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Sorpresa!