domingo, 3 de abril de 2016

Para el amigo que ya no está en mi vida

Querido (ex)amigo,

Hace tiempo que no hablamos, y a veces me pregunto qué fue lo que pasó. ¿Por qué dejamos de hablarnos? Quizás al crecer descubrimos que éramos demasiado diferentes. Tomamos caminos distintos. Direcciones opuestas. Y aunque mi vida funcione, aunque ya no note tu ausencia como solía hacerlo esos primeros meses de distanciamiento, en ocasiones, te echo de menos.

Y cuando eso sucede, deseo de todo corazón que todo te vaya bien. ¿Sabes? Es raro saber de ti por los demás. Nosotros, que solíamos ir a la una, que no teníamos secretos.

A veces, también, tengo instintos de enviarte un mensaje. Preguntarte como estás. Y luego pienso que quizás ya no quieres saber de mi. Que ya no te interesa mi vida porque ya tienes a gente nueva. Porque realmente solo me consideras esto. Una ex amiga. 
 
Me pregunto si tú piensas en mí igual como yo lo hago en ti. Me pregunto si recuerdas todo eso que vivimos juntos. Pero sobretodo, me pregunto si consideras esos recuerdos como algo bueno.



No voy a decir que fuera tu culpa, ni tampoco mía. Estas cosas pasan a veces. Y nos tocó a nosotros. Ahora tengo gente maravillosa que me rodea y estoy feliz con esto. Simplemente, hay días que me gustaría poder compartir esta felicidad contigo. Y hoy es uno de estos días.
 
Querido (ex)amigo, no te guardo rencor. En absoluto. A pesar de todo. Quizás algún día nuestros caminos vuelven a cruzarse y todo vuelve a ser parecido a lo que era. Porque si algo tengo claro es que nunca podrá ser como solía ser. Y quizás no. Quizás eso fue todo. Toda nuestra amistad reducida a unos cuantos años.

Y qué años.

Querido (ex) amigo.

Deseo que tengas éxito y que encuentres a gente que te haga feliz. Que te hagan sentir acompañada. Deseo que hayas suplantado el lugar que dejé en tu vida. 

Porque a pesar de todo, te quiero. Aunque a veces se me olvide. Siempre lo haré, aunque sea sin quererlo.


The Optimistic Side

Foto vía Weheartit

¡Sorpresa!